lunes, 16 de abril de 2012

No dormir hasta no atormentarme.


Como muchas otras veces me encontraba tirado en mi cama pero esta vez había algo extraño, la atmosfera de mi habitación era bizarra pero no sabia por que, mi cuerpo hacia muchos movimientos en falso y había cosas en la mesa que la noche anterior no estaban: una foto quemada por la orilla, una cigarrera y muchas hojas con mi fea o su bella letra, una taza de café cuarteada y una pluma mordida, eso entre muchas cosas cotidianas lo extraño era que esos objetos los tenia en lugares al azar para no encontrármelos y comenzar a ser nostálgico, veía y veía la mesa sin pensar solo  analizaba los objetos para no dañar mi alma en recordar la historia de cada uno.
No se cuanto tiempo me quede así pero el tono molesto y alarmante de un teléfono me despertó del trance:
“No se si aun te importe pero bueno…ella esta muy grave, sucumbiendo, ya sabes nos dijo que no te avisáramos pero creo que es importante y…”
Colgué, me pare de golpe, aun sentía mi cuerpo extraño pero no me importo mi mirada noto solo los cambios de escenarios de mi habitación a mi escuela grande y vacía, sentía el sudor frio y me temblaban las piernas, había jacarandas tiradas por oda la explanada y se sentía mucha soledad en ese inmenso plantel, camine gritando su nombre esperando encontrarla hasta que llegue al auditorio mas grande, olía a madera vieja y un poco de tabaco, entre y las macizas puertas rechinaron y el olor a humo de cigarrillos apareció junto con una ola inmensa de murmullos y miradas de cientos de personas viéndome con sorpresa.
No se si fue vergüenza o cobardía pero me limite a mirar el piso alfombrado baje por los escalones centrales y solo veía zapatos negros, zapatillas negras, medias negras, maletines negros, todo muy elegante haciendo juego con el café de este lugar que por cierto también se encontraba distinto a otros días, no había tanta iluminación y no estaba muy vigilado, voltee por instinto hacia la izquierda para buscar algún conocido butaca por butaca hasta toparme con la mirada de mi madre atenta al escenario, tanta fue mi curiosidad que voltee también a ver justo antes de que mi madre me viera…
Entonces te vi ahí tendida desnuda  sobre la duela, todo a tu alrededor era oscuro menos tu, iluminada por el proyector principal se alcanzaba a ver tu artística silueta imperfecta, tus ojos viendo hacia la nada o hacia el futuro, yo que se, tu color de piel mas pálido recorrí desde tus ojos, tu cuello, tus pechos, tu vientre, tu pubis  y todo comenzaba a teñirse de rojo, un pequeño rio de sangre fluía lentamente desde tu vagina y te iba rodeando por completa, nadie hacia nada…
No pude mas voltee y llore, llore mucho en ese momento escuche a mi madre gritar: ¡apártense!  ¡Mi hijo por que tiene que ver esto!
La abrace fuerte, seguía llorando, me escurrían mas lagrimas que a ella sangre, había risas y me lanzaban cosas yo solo me refugiaba en los brazos y el aroma de mi madre pero no podía parar de llorar, al igual que ella sentía que se me escapaba la vida. Me quebré, me arrodille, me tendí sobre el piso y mi madre me agitaba para que reaccionara, fue entonces cuando volvi a ver mi habitación esta ves sin nada extraño, mi hermana menos me despertaba asustada porque como muchas veces en la vida real gritaba y lloraba en sueños.
Mi subconsciente muchas veces te había odiado, había huido de ti, se había vuelto a enamorar, te había hecho el amor pero jamás te había matado. ¿O será que has vuelto a nacer?  
Tal ves solo no deba dormir tanto, sé que lo hago apropósito para verte y decirte lo que jamás puedo hablar en persona. ¿Por qué tenemos tanto miedo?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada